Etiquetado: servicio militar Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • Alejo3399 11:27 pm el 24/04/2014 Permalink | Responder
    Etiquetas: , , examen médico, , , servicio militar, ,   

    El curioso caso de los testículos de Eulogio 

    Sucede que tengo un socio que no se llama Eulogio, pero que en este post ha de nombrarse así por razones de privacidad. ¿Por qué escojo ese nombre?, porque suena raro y parece bastante ausente en mi generación de risueñas Yumisisleydis.

    Eulogio y yo tomamos cerveza en los Jardines de la Tínima cuando estudiábamos juntos en la Vocacional de Camagüey; vivíamos dándole cuero a todo el mundo y cantando a Sabina, a Fito y a Silvio por los pasillos de la escuela mientras intentábamos ligar alguna jebita: a falta de músculos prominentes poníamos cara de alma interesante.

    En el 2004 fuimos citados junto al resto de los varones del curso para un examen médico integral que definiría nuestra trinchera en la defensa de la Patria Socialista, algo popularmente conocido como “el chequeo médico del Servicio Militar”. El Servicio Militar en Cuba es obligatorio para todo varón que arriba a los 18 años, y aunque uno sea cojo, bizco y epiléptico, siempre te asignan una trinchera que lo mismo puede ser dando clases en un aula que haciendo el correveidile y buscador de café para los oficiales de alguna unidad militar.

    Sobre el chequeo médico es usual que circulen historias falsas, untadas de extremo terror, que sumergen al joven en un estado de ansiedad generalizada durante los días previos: que si te pasan encuero por un túnel oscuro mientras te observan una pila de viejas serias, que si te meten el dedo en el culo para chequearte la próstata… y cosas así de feas. Como si no fuera suficiente ya con el miedo fundado a lo que viene después— la pila de meses perdidos jugando Call of Duty sin computadora y aguantando sanacadas de tipos con uniformes— los cuentos de la gente te hacen temer a priori de lo que pueda suceder en dicho examen.

    El día de la cuestión entramos de cinco en cinco, más que nerviosos íbamos cagados del miedo, riéndonos de susto, pero no era un túnel ni mucho menos, sino una policlínica normal, con médicos normales. Uno se sienta en una silla metálica y el batablanca te pregunta que si ves bien, luego en otro local te preguntan que si en tu familia hay locos, diabéticos, asmáticos o enfermos de cualquier clase, y luego otro y otro hasta llegar a la última oficina en la que te piden que te quedes en calzoncillos…, y allí mismo te baja una cosa fría desde la garganta hasta el dedo gordo del pie mientras imaginas que te van a hacer todo lo que te contaron los jodedores del barrio…; sudas como un atleta, no oyes, no piensas, y solo sientes que se te parte el pecho de tanto latir el corazón.

    Pero luego no pasa nada malo: solo te examinan, visualmente, las partes íntimas del cuerpo para cerciorarse de que todo está en su debido sitio: que no tienes hemorroides, ni un pene extra ni nada raro que te impida una exitosa participación en la defensa de la Patria.

    Nos pidieron entonces que nos levantáramos los testículos (imagino que para descartar alguna hernia), y luego que nos diéramos la vuelta para ellos mirar, de lejos y sin tocar, la zona de atrás. Y ahí fue cuando mi socio Eulogio metió la pifia del año: de tanto nerviosismo, y todavía con el escroto en las manos, a penas escuchó la frase “ahora dense vuelta…” procedió literalmente a darle cuatro o cinco vueltas a sus testículos, mientras el resto nos virábamos de espaldas no menos nerviosos que él.

    Luego, como era de esperar, hubo choteo y cuero durante más de un mes, todo a la cuenta del curioso caso de los testículos de Eulogio.

     
    • el inagotable 1:46 am el 25/04/2014 Permalink | Responder

      El procedimiento puede variar. A un amigo solo le preguntaron si tenia molestias en el ano,

      el cunnito de no apto para tiempo de Guerra,suele ser preferible a que te consideren apto para artilleria y

      mortero. Miguel, un jodedor que trabaja hoy a mi lado, me cuenta que en la secundaria reunieron

      a los varones en

      el patio , para hacerlos pasar ente un official, que les gritaba

      “ATENCION. Usted esta apto para artilleria y mortero” o, a veces, para rechazar a una unidad

      imperialista de desembarco.

      helitransportado Ja Ja Ja.

      Cuenta que el rompia todos los telegramas militares,,,, y ya a punto de meterse en lios, una

      amiga, psicologa, le dio un documento que lo certificaba como loco. Ja Ja ja.

      De Nuevo. En el Comite Militar, debio cuadrarse ante uno de esos oficiales de las

      gloriosas FAR, (Dice que le temblaban las rodillas) que luego de examiner con rostro

      sombrio sus documentos le grito antes de ponerle un cunno

      a su carnet de identidad: “Usted queda descargado. No se encuentra

      apto para pertenecer a nuestras gloriosas fuerzas armadas”

      En mi epoca, se lo solian dar Baja sobre todo a los asmaticos y a los

      locos graves o que lograban simularlo adecuadamente.

      “A mi- me dijo un joven antes de lanzarse de cabeza contra los barrotes de su litera- no me van a

      agarrar para esta frecuencia,

      De noche, tendido en su litera con un ojo negro , le vi sonreir desde su diente de menos y otro partido-

      Me gane la Baja”

      “Meti tremendo numero de loco- dijo. , pero tiene que estar mal de la cabeza para mutilarse de esa

      manera,

      • el inagotable 11:33 am el 25/04/2014 Permalink | Responder

        Titulo inteligentemente parafraseado de : “El extraño caso del Sr. Valdemar” de Edgar Allan Poe

  • Alejo3399 1:15 pm el 06/05/2013 Permalink | Responder
    Etiquetas: armas en cuba, campos de tiro, disparos, educación popular, fusiles modernos, lecturas infantiles, , servicio militar   

    No aprendí a tirar 

    Ha llovido bastante desde aquellos tiempos en que abundaban las pinturas en Cuba, sin embargo aún pueden leerse conceptos desaparecientes en las planchas metálicas de los pocos campos de tiro que quedan en la ciudad: todo cubano debe saber tirar y tirar bien.

    Yo, entre otras cosas que veo mal, veo mal todos los disparos; siempre lo hice: nunca hallé tino convincente, ni motivo ni cordura en el hecho de proyectar un pedazo de metal a gran velocidad contra otra cosa, viva o inerte; de modo que aunque el contexto me invitó con insistencia, no aprendí a tirar.

    De niño alguna vez tuve que saltar y cantar el que no salte es yanqui. Uno saltaba y cantaba y se reía, y entonces se te salían los chupameaos de los pies, pero igual seguías saltando; luego se te caía también el short, y se te salía el agüita del catarro por la nariz, y te caía polvo en los ojos porque el patio escolar siempre estaba polvoriento, y debías recoger a la vez el zapato plástico, aguantar el short, restregarte los ojos, secarte la nariz. y seguir riendo con el que no salte es yanqui. En algún punto de la canción había que aplastar al yanqui. Entonces ningún niño imaginaba qué era un yanqui, ni veía otra cosa que diversión en las consignas, fuesen del tipo que fuesen. (Más …)

     
    • Mar 6:13 pm el 07/05/2013 Permalink | Responder

      Pues mira tú… y a mi con lo que me gusta tirar!!! Ah… modestia apart(at)e…además tengo tremenda puntería.
      Besote pa ti Alejo… y no te cojas las cosas tan a pecho.

    • Yisell Rodríguez Milán 10:59 pm el 08/05/2013 Permalink | Responder

      “saber tirar y tirar bien” dices, y yo creo que la gente cogió esa frase pal relajo y ya se usa para decir que un tipo sabe tener buen sexo (viste como van cambiando los usos populares de las palabras)… con respecto al comentario yo, que soy más o menos de tu edad, no recuerdo tanta obsesión con los tiros. Es verdad que cuando niños abundaban los estanquillos donde competía en los disparos con perle, y estaban las clases de PPD en los preuniversitarios, y luego las lecturas desde primaria hasta secudaria pero todo eso no es ni la gota de traumático que resultan algunos videojuegos no precisamente fabricados en Cuba. Esos sí que te absorven el cerebro de forma tal que solo vez fuego y escándalo de batallas… esos son los que no deben proliferar ni en Cuba ni en ninguna parte. Un beso Ale…

    • Eliecer Jiménez Almeida 6:56 pm el 18/06/2013 Permalink | Responder

      Creo mi amigo Alejandro, que “todo cubano debe saber tirar y tirar bien” en la adolescencia. Luego si sigue con el fusil en las manos es peligroso, peligroso.

c
Crea una nueva entrada
j
Siguiente entrada / Siguiente comentario
k
anterior entrada/anterior comentario
r
Responder
e
Editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al encabezado
l
ir a iniciar sesión
h
mostrar/ocultar ayuda
shift + esc
Cancelar
A %d blogueros les gusta esto: