Fumando voy mejor

Este Post no salió completo en su vez original, a ver si ahora mejora.
Propongo hoy una canción del joven trovador William Vivanco, de cuando era un negrito culturoso, flaco y con dreadlocks, que canturreaba melodías por las calles de Santiago de Cuba. De cuando aun no hacía discos en función del mercado turístico. Dedicada entonces a los “pelados uniformados”, una definición sin dudas muy clara, que alude también a nuestros socios de siempre “los buscadores de piojos”, como los ha identificado el periodista y bloguero vertientino Luis Enrique Perdomo Silva.

Fumando voy mejor, paciente lord, mi tranvía,
la novedad, pues a la vuelta está, esperando por mí,
pero loco, me dice, “loco”,
esos otros de la estación,
hablando del confort, la política, la utópica justicia,
fumando voy, decía, y las corbatas para los demás,
ellos allá, ah, ah,
que hipocrecía, mientras me reservo mi rincón eterno,
y dando vueltas, tanta vuelta, ni pensarlo ya no estoy,
y dando vueltas, tanta vuelta, con mi infierno voy mejor,
y tú, pelado uniformado, en tu cruz, anodino bien portado,
dilo de una vez, con poca chispa,
te has convertido en un gusano,
mueres de conocer, tanta noticia,
y no eres libre como yo, con mi tranvía en nueva york,
dilo de una vez: NO ESTÁS DE ACUERDO,
pero te quedas ahí parado,
porque tienes que oler a hombre cuerdo,
ahora mírame a mí: tan loco y tan feliz,
y dando vueltas, tanta vuelta, ni pensarlo ya no estoy,
y dando vueltas, tanta vuelta, con mi infierno voy mejor,
y tú, pelado uniformado, en tu cruz, anodino bien portado,
dilo de una vez…,
dilo de una vez…,
dilo de una vez…,
dilo de una vez…