10 formas de saber si alguien te miente

Para la caza eficaz de un mentiroso — algo que ha de ponerse de moda en Cuba, no me pregunten por qué porque ya ustedes lo saben– lo mejor sería buscar al simpático protagonista de la serie “Lie to me”, pero como este hombre no es más que una ficción de pantalla, solo podremos aprender a identificarlos nosotros mismos.

Edward R. Geiselman, un profesor de Psicología en la Universidad de California, lleva años estudiando cómo detectar engaños. A continuación sugiero algunas conclusiones de sus estudios:

1- Cuando se le pregunta directamente, el mentiroso generalmente da pocas explicaciones. Geiselman primero pensó que los mentirosos contaban historias muy elaboradas, pero luego descubrió que la mayoría daba respuestas cortas cuando mentía.

2- Aunque el mentiroso no habla demasiado, tiende de manera espontánea a justificarse sin que se le pida. «Excusatio non petita, accusatio manifesta».

3 – El mentiroso tienden a repetir las preguntas antes de contestarlas.

4 – Suelen estar muy atentos a las reacciones de su interlocutor para comprobar si este “traga” la mentira.

5 – Normalmente inician su relato con un discurso lento para que les de tiempo a inventarse la historia y comprobar la reacción del interlocutor. Pero en cuanto la tienen atada, comienzan a hablar muy deprisa porque creen que si su discurso es lento resultarán sospechosos.

6 – Suelen acortar las frases con más frecuencia que la gente sincera. A menudo, comienzan su respuesta, se reafirman y no terminan la frase.

7 – Tienden a presionar los labios cuando se les pregunta por una cuestión sensible, jugar con el pelo o entretenerse en otros acicalamientos.

8 – Señalar con las manos hacia uno mismo también suele ser un signo de engaño. (¡¡¡¡Corrupto yo?????)

9 – Si se le reta a dar más detalles, la persona sincera negará que esté mintiendo y aportará más explicaciones, mientras que el mentiroso optará por no especificar más. (…los peligros de la arrogancia: pueden tomarte además por mentirosón).

10 – Cuando se le formula una pregunta difícil, la persona sincera aparta la mirada para concentrarse, mientras que el individuo deshonesto mira hacia otro lado por poco tiempo.

Y ahora, por favor, no miren con demasiada curiosidad el rostro de sus jefes: puede que también leyeran este post y los descubran, o que se hayan entrenado frente al espejo del baño.